Nuevo varapalo a los regadíos de la Comarca de Baza

En este caso las Comunidades de Regantes más afectadas serán las de Zújar, Freila y Baza

eolicos21
Las afecciones al territorio se basan principalmente en la pérdida de superficie para la actividad agraria y del regadío | Foto: Gabinete
Gabinete
0

Las Comunidades de Regantes de la Comarca de Baza han alertado sobre las afecciones e interferencias que los cinco parques eólicos proyectados por la multinacional Enel causarán sobre los proyectos de regadíos.

Los parques eólicos se encuentran muy cercanos a las zonas de máxima sensibilidad ambiental del mapa de zonificación ambiental para la implantación de energía eólica editado por el Ministerio para la Transición Energética y Reto Demográfico, incluso uno de los aerogeneradores del parque eólico Cuquillo se encuentra en zona de exclusión por su proximidad al núcleo de Baza.

Dichos parques suman 36 aerogeneradores con una altura del buje de 135 m y un rotor de 170 m por lo que la altura total de los molinos ascenderá a 220 m. La potencia nominal total de los parques es de 170 MW, si bien cada aerogenerador tendrá una potencia de 6 MW. Los parques comparten caminos, zanjas eléctricas, la subestación y la línea de evacuación, incluso existen solapes en los perímetros de protección y un único Estudio de Impacto Ambiental, por lo que claramente es un único parque que ha sido fragmentado para evitar la tramitación de autorizaciones por parte del Estado, lo que las Comunidades de Regantes consideran un fraude de Ley.

Cándido Montes, Presidente de la Comunidad de Regantes Zabroja Zújar Freila, tras consultar el Estudio de Impacto Ambiental, ha indicado que las cifras del macroparque son mareantes en cuanto afecciones, “suponen más de 49 km de caminos, 78 km de zanjas eléctricas, 34 hectáreas de ocupación permanente y 101 hectáreas para restaurar en taludes y desmontes por lo que también supondrá pérdidas de superficie agrícola de regadío”, ha concluido.

Para José Antonio Azor, Presidente de la Comunidad de Regantes Siete Fuentes Negratín, “las afecciones al territorio se basan principalmente en la pérdida de superficie para la actividad agraria y del regadío, pero las mayores interferencias con los proyectos de regadío serán los paralelismos y cruces entre tuberías eléctricas y caminos de nuevo trazado con las tuberías hidráulicas”.

Según Antonio Peláez, secretario de la Comunidad de Regantes Llanos de la Estación, el Estudio de Impacto Ambiental no tiene en cuenta muchas otras afecciones como la fragmentación de los cotos de caza, el efecto sombra de los aerogeneradores sobre los cultivos y la sombra titilante, parpadeo que puede causar afecciones neurológicas, el impacto de las zonas de servidumbre de las líneas eléctricas sobre los invernaderos, etc. Por otro lado, Peláez ha manifestado que “no es coherente que el campo ponga los terrenos para las renovables y las comunidades de regantes, como grandes consumidores de energía, se vean perjudicadas por los aumentos constantes del precio de la electricidad”.

Uno de los impactos más importantes y poco conocidos de los aerogeneradores es su interferencia con las señales electromagnéticas utilizadas para las telecomunicaciones. Las aspas rotantes de los aerogeneradores pueden crear oscilaciones en señales electromagnéticas, las turbinas crean una zona oscura para las transmisiones detectadas a un radio máximo de 10 kilómetros de distancia desde las turbinas, si éstas se instalan entre un transmisor de TV, o conviven con antenas. Los usuarios de estas áreas recibirán interferencias televisivas con pérdidas de detalles, de color, de sonido o, incluso, con aparición de ruidos. Igualmente pueden ocasionar problemas con las comunicaciones por microondas. Por ello el parque eólico utiliza fibra óptica para su telecontrol. Esta grave afección, no contemplada en el Estudio de Impacto Ambiental, puede causar la ruina de los sistemas de telecontrol de los regadíos existentes y futuros que están basados en sistemas de radio y microondas por su bajo coste de instalación. En esta situación se encuentra la Comunidad de Regantes Santo Ángel de Zújar, cuyo sistema de telecontrol de hidrantes se realiza mediante radio, al igual que la Comunidad Campo Vega Baza, así como el bombeo del Canal de Jabalcón. En cuanto a las futuras infraestructuras de las nuevas Comunidades de Regantes de Zújar, Freila y Baza, estarán condenadas a implantar otros sistemas de telecontrol mucho más caros y difíciles de implantar.

Los responsables de las Comunidades de Regantes lamentan las graves afecciones que estos parques eólicos causarán sobre sus infraestructuras ya que no se han considerado las interferencias con los regadíos ni las necesarias compensaciones, por ello alegarán en contra del proyecto eólico por ser incompatible con el proyecto de regadíos, cuyo Estudio de Impacto Ambiental se encuentra mucho más avanzado del que ahora inician los aerogeneradores.







Se el primero en comentar

Deja un comentario