El método que alerta al profesorado de la UGR para los exámenes online: “Yo busco una clínica que me haga un justificante Covid”

Hablamos con el representante de una academia, que explica como algunos alumnos piden de forma clara que se les ayude con su control

Online portatil
Usuario de un portátil | Foto: Archivo
Sergio Rodríguez Acosta
0

La llegada del coronavirus supuso un quebradero de cabeza para el mundo educativo. Dentro de la facultad de Granada no son pocos los profesores que nunca se han terminado de fiar de los exámenes online. En las últimas semanas, docentes y profesores de academias particulares se han percatado de una práctica que ha puesto en alerta a ambas partes. El proceso comienza con una cuarentena preventiva o justificante Covid por parte de un alumno, cuyo paso siguiente es buscar una academia que le ayude con su examen online. Hablamos con un representante de una academia, que nos confirma los hechos.

El portavoz de la academia, cuya identidad prefiere mantener en el anonimato por razones obvias, relata a GranadaDigital dos conversaciones que ha mantenido con estudiantes que han buscado la vía citada anteriormente, aunque asegura que han sido muchos más. “Algunos se han dado cuenta que por escrito queda constancia y por eso muchos lo intentan ya por llamada”, explica. Este docente, que imparte refuerzo de nivel universitario relata como sin timidez los pupilos sueltan un “deseo conocer si quieres hacerme el examen”. Dichas conversaciones no son accesibles ni publicables para este medio debido a la Ley de Protección de Datos.

Los diálogos continúan con un mismo modo de proceder. Los interesados aseguran sin miedo que ellos se las pueden ingeniar para conseguir hacer el examen online. “Otros compañeros han podido hacerlo así”, manifiesta uno de los alumnos, que revela que otra opción es comunicarle al profesor que se encuentra fuera de España. Preguntamos a profesionales sanitarios si el Covid-19 es un aliado tan barato para esta triquiñuela. “Es tan sencillo como hablar de un contacto con un positivo y decir que ha sido en un encuentro y que no sabes ni el nombre de la persona”, confirman.

Desde la perspectiva sanitaria no solo existe preocupación porque estos comportamientos puedan desvirtuar datos como la tasa de incidencia con un mayor número de posibles falsos positivos, sino que también se incrementa la carga de trabajo de los rastreadores, que ya tienen de por sí una tarea complicada.

Volvemos con el portavoz de la academia, que declara que este tipo de consultas han crecido en las últimas semanas. “Mis trabajadores tienen por contrato que si hacen un examen online se les rescinde”, agrega. Este docente es consciente de que otras academias han recibido propuestas similares e incluso ha intentado conocer cómo consiguen los estudiantes los justificantes Covid que presentan, pero averiguarlo no es ni mucho menos sencillo.

Este representante advierte de que este truco puede influir en los datos que se comunican a Sanidad y pide responsabilidad. Esta práctica ya ha llegado a oídos de profesores de la UGR, que tratan de ser estrictos para que el sistema tenga las menores rendijas posibles. “Un compañero le comunicó a un alumno que le daba la oportunidad de hacer el examen online, pero oral. El chico ni se presentó”, relata un docente universitario, que espera no tener que lidiar con una situación parecida.







Se el primero en comentar

Deja un comentario